POEMARIO DE CALVARED

Poemas inéditos de Carlos Danoz
______________________________________________________________________________________

viernes, 22 de enero de 2010

MARCHAR

Me asomo para ver en mi ventana
el río caudaloso de la gente,
el rico, el pobre, el harto o el indigente
camino de la muerte con desgana.

Se aferran a las cruces de la vida
como agua que alimenta a la arboleda
que fluye por la tierra y nunca queda
eterna y pasa a ser agua perdida.

Caminan sin saberlo mas sabiendo
que allá, doblando tal o cual esquina,
picándole la espuela a su rutina,
vendrá la rescisión para su arriendo.

Y viven la ignorancia del destino
marchando como el agua del sendero
que fluye y convertida ya en reguero
jamás ha de volver a su camino.

Volver, volver, volver es el desvelo
tenaz en el final del recorrido,
volviendo a los fantasmas del olvido,
volviendo al polvo anónimo del suelo.

Mas nadie ha de volver de la manada
que marcha desbocada al fin incierto,
que marcha equivocada o con acierto
al mar azul y oscuro de la nada.

Por eso yo, asomado en mi ventana,
y viendo en ese río de la gente,
al rico, al pobre, al harto o al indigente
comprendo que me iré tal vez mañana.

6 comentarios:

Gizela dijo...

Muy bella tú asomada por la ventana
Sabia además en su realidad
Todos marchamos, unos con más éxito que otros, con mas sueños cumplidos o incumplidos, pero todos, no acercamos a esa esquina del incierto
Un besote poeta
Gizz

Narci dijo...

Todos nos iremos con más o menos ganas, pero algunos, como tú, dejarán su huella en forma de hermosos e inlvidables versos.

Besos
Narci

Jorge Torres Daudet dijo...

Me viene a la memoria leyendo este poema aquéllo de "...nuestras vidas son los ríos".
Y es que amigo Calvared es así la vida, tal cual la has pintado.
Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable poema, de gran calidad y no te vayas que escribes bonito y me agradará seguirte leyendo. La vida está hecha con una de cal y otra de arena.Ahhh, además de ser un gran poeta tienes una bella sonrisa. Un abrazo.

mardelibertad dijo...

E el tiempo todo tiene su momento,
donde todos marcharemos....
bonito poema
Abrazo

Andrea. dijo...

Poema tan bonito como cierto.
¡Lo que se llega a ver asomado a la ventana! Muy hermoso.
Las casualidades son las cicatrices del destino.
Todos marchamos con más o menos miedo.

Un placer que me leyeras y seguirte.
Me iré pasando por aquí con sumo gusto.

Un abrazo.